Crisálida

imagen: jill willcott

Creo que ambos sentíamos lo mismo. Como si fuésemos una crisálida, un gusano que se envuelve en seda por pudor, para ocultar la fase sucia de su metamorfosis y sorprender con su aparición convertido en mariposa. Éramos dos y debíamos convertirnos en uno, de otro modo las cosas nunca llegarían a funcionar del todo y los arreglos de emergencia, las chapuzas ocasionales, no impedirían que al final todo se fuese deteriorando y cayéndose a pedazos por la carretera de la vida. Aún siendo tan jóvenes, habíamos sido testigo de demasiadas historias violentas, patéticas y humillantes. Lamentables. Por nada del mundo hubiésemos querido ser protagonistas de una novela contada en un bar de madrugada. Sólo la comunión nos libraría del desastre. Pero como en un dogma misterioso, imposible de explicar desde otro lugar que no fuese el centro mismo del corazón, ese nuevo uno debía ser capaz de separarse de sí mismo. A mí me había salido un trabajo de contable en unos grandes almacenes y ella quería terminar en la universidad sus estudios de literatura francesa. Luego daría clases en un instituto y yo iría con mis compañeros todos los miércoles por la noche a la bolera. Y regresaría susurrando una canción acerca de mi fe en el amor, esa que dejó que la luz de las estaciones se deslizase sobre las paredes de nuestro hogar. Pero eso sucedió después, aquella tarde sólo nos envolvimos desnudos en una pieza de gasa que encontró en el taller de su madre, donde se hacían los vestidos de novia. Nos sentamos en el centro del sofá verde que conocía mejor que nadie nuestros secretos. Envueltos como una crisálida o un regalo del uno para el otro, ella apoyó su cabeza en mi hombro y siguió contagiándome sus sueños.

Una canción para gusanos liberados, alias “mariposas”:
Sia – Chandelier

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

1 comentario en “Crisálida

  1. Que importante es compartir sueños, hacen de lo cotidiano una celebración. Saltibrincos oniricos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close