Pensamientos de Marguerite Yourcenar (1903-1987)

imagen: allie caulfield

En todas las épocas hay personas que no piensan como los demás. Es decir, que no piensan como los que no piensan.

Como todo el mundo, sólo tengo a mi servicio tres medios para evaluar la existencia humana: el estudio de mí misma, que es el más difícil y peligroso, pero también el más fecundo de los métodos, la observación de los seres humanos y los libros…. En cuanto a la observación de mí misma, me obligo a ella, aunque solo sea para llegar a un acuerdo con esa persona con quien me veré forzada a vivir hasta el fin.

Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón.

No fue culpa mía si aquella mañana me encontré con la belleza…

Un corazón es tal vez algo sucio. Pertenece a las tablas de anatomía y al mostrador del carnicero. Yo prefiero tu cuerpo.

Quizás lo que haga al placer tan terrible sea que nos enseña que tenemos un cuerpo. Antes, solo nos servía para vivir. Después, sentimos que aquel cuerpo tiene su existencia particular, sus sueños, su voluntad y que, hasta la muerte, tendremos que contar con él, cederle, transigir o luchar. Sentimos (creemos sentir) que nuestra alma solo es su mejor sueño.

El frote de dos parcelas de carne no define el fenómeno del amor, así como la cuerda rozada por el dedo no explica el milagro infinito de la música.

…quitarme de nuevo la ropa como hubiera deseado quitarme el cuerpo…

El amor y la locura son los motores que hacen andar a la vida.

Creo que sólo podría amar a un ser perfecto y soy demasiado mediocre para merecer que me acepte, incluso si lo encuentro algún día.

Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.

La amistad es, ante todo, certidumbre, y eso es lo que la diferencia del amor.

El descuido es un sucedáneo de la mentira.

Todos nos transformaríamos si nos atreviéramos a ser lo que somos.

Cada uno de nosotros posee más virtudes de lo que cree, pero solo el éxito las pone de relieve, quizá porque entonces se espera que dejemos de manifestarlas.

Conocer bien las cosas es liberarse de ellas.

No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación. Creo que voy a ponerme a construir.

Toda felicidad es inocencia.

La vida es el misterio de todo ser humano: es tan admirable que siempre se la puede amar.

Todo ser que haya vivido la aventura humana vive en mí.

La muerte es un sacramento del que sólo son dignos los más puros: muchos hombres se deshacen, pocos mueren.

Hay algo reprobable en mostrarse demasiado cariñoso cuando uno se va, como para que lo echen de menos.

Música para sentir los arañazos de la belleza:
Miguel Bosé – La belleza

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close